Biocultivo urbano 2014

Mi vida se ha re-conectado de nuevo a lo que ha sido mis últimos 8 años de dedicación y además del cultivo en el huerto, quiero seguir aprendiendo y desarrollando el biocultivo urbano. Pienso que es ahí donde queda mucho por hacer y donde más se necesita, los que vivimos en plena naturaleza tenemos cada día la oportunidad de conectar con la esencia, en las ciudades, el hecho de no basarse en un modelo natural, quienes viven allí agradecerán la magia de ver crecer su alimento y conectar con otras esferas de sencillos placeres que despiertan la esencia de cada uno.

Esto acaba de empezar, ahora hay lo que hay, pero tengo grandes planes para este pedacito de terraza soleada.

De momento estoy utilizando recursos que ya tenía, todo es reciclado y apenas he invertido en nada. Tierra que he buscado en los bosques volcánicos, contenedores reciclados, maderas, plásticos, esquejes, semillas, con poco podemos conseguir mucho. Fertilizantes y mejoradores del suelo Biotabs es lo único que me costó algo de dinero, pero merece mucho la pena esta inversión.


En las fotografías podemos ver muchos tipos de plantas, ornamentales, medicinales, creo que habrán más de 20 especies así a bote pronto, cultivadas de diferentes maneras, con diferentes contenedores, pero todas con técnicas naturales.

También se puede ver el depósito de 250 litros que he reciclado, recoge el agua de lluvia mediante un canal hecho con botellas de 5l y unos tablones reciclados también.

En la barandilla he construido jardineras con unas tablas de contención y el interior cubierto con telas plásticas para retener la tierra y facilitar la aireación de las raíces, con suficiente cantidad de tela para que no atraviese la luz hasta las raíces. Aún no están llenos, algunas macetas aprovechan temporalmente el lugar, evitando el sol directo en la maceta.

Cuando llueve es conveniente sacar plantas de interior a disfrutar de la experiencia.

HUERTA 2014



Después de un año sin huerto (ha sido duro) vuelvo a disponer de tierra para alimentar nuestros cuerpos y mi espíritu, es la mejor medicina que tengo, me equilibra y me conecta con lo esencial.

En las fotografías se puede observar diferentes formas de cultivo, al desnudo, con acolchados, en contenedores conectados a la tierra, experimento y observo a ver que puedo aprender, sigo dando vueltas para encontrar el método de mayor sostenibilidad, productividad y con el mínimo esfuerzo. En mi visión, los agricultores del futuro no son personas castigadas por duros trabajos, esfuerzos físicos bajo el sol abrasador y los fríos invernales. Son joviales, alegres, entusiasmados con los milagros de la naturaleza, conscientes de si mismos y de los procesos naturales.

Tengo ganas de redactar y compartir la metodología de trabajo que he ido desarrollando durante los años de experiencia, ojala hubiese tenido toda la información de ahora cuando empecé a cultivar la tierra. Ahora, cultivar y mantener un huerto, es un juego de niños.

Segumiento método Biotabs en planta de cannabis.

Como estoy tan impresionado de lo bien que funciona este método, quiero compartirlo por aquí, quizás a alguien le suponga agresivo, o su sistema de creencias se vea atacado por el hecho de hacer el seguimiento en esta planta, pues bien, es lo que hay, desde aquí hago manifiesto de la libertad de expresión y de vivir y hacer lo que cada uno sienta y desee, que para eso vive, las normas que se las aplique cada uno y deje al resto vivir en paz!! La planta de María lleva conmigo desde los 17 años que la descubrí, seguramente ocupando un vació emocional de mi parte femenina, mama, abuela etc pero me ha acompañado en el viaje y ha sido fantástico, no puedo reprocharla nada, el cannabis es una planta sagrada, de las más antiguas que acompañan a la humanidad,  está para quien la necesite y nada ni nadie puede evitarlo. A quien  le produzca mala sensación verla, que se lo mire, alomejor el problema está en su forma de ver el mundo.

La planta de cannabis como testigo de cultivo es muy valida para tener una idea generalizada ya que es una planta que tiene la capacidad de alimentarse y crecer tanto como se la permita, si los resultados son buenos con ellas, con cualquier otra también, incluso árboles productivos en contenedores.

Bueno el tema, semillita cannabica, maceta de 5L negra y cuadrada, 4,5 litros tierra light mix (turba,humus,perlita y ligero NPK orgánico) , starter kit de Biotabs ( todo tal y como indican), una capa de  2cm de arcilla expandida lavada, agua del pozo y lluvia, en fase de crecimiento les encanta la lluvia.

Cultivada siempre en el exterior.

Tengo que decir que tenía otra exactamente igual pero sin el método Biotabs, pero alguien se la llevó. La única diferencia que observé durante el primer mes fué que la Biotabs crecia mas baja y ancha.




Construcción de contenedores bio-dinámicos



Contenedor y bandeja. Vamos a usar contenedores cuanto más grandes mejor, lo que deseamos es la mayor capacidad, cuanta más capacidad, menos problemas, costes y mantenimiento.

Los contenedores han de contar con salidas de drenaje, una bandeja con altura proporcional a la altura del contenedor, el 30% será suficiente. En nuestro caso la bandeja nos servirá para utilizar un sistema de riego por inundación.

Por ejemplo, si usamos un contenedor como en la figura 1, utilizaremos una bandeja como se muestra en la figura 2, de esta manera tendremos 10 cm de ancho en un lateral desde donde inundaremos la bandeja, más adelante veremos cómo realizar esta tarea de forma automatizada y con las mejores condiciones.




Ya tenemos el contenedor y la bandeja, sabemos que la forma de riego es por inundación. Sería ideal colocar ruedas en la bandeja, evidentemente, dependiendo de las dimensiones del contenedor, se habrá de utilizar una estructura fuerte que resista el peso una vez lleno de tierra y agua el contenedor, con ruedas, su movimiento para cambiarla de sitio y trabajar con los cultivos, facilitará mucho el trabajo siendo una cómoda experiencia.

Suelo vivo. Colocaremos 5 cm de piedras de rio de 1 o 2 cm de diámetro en el fondo del contenedor, otros 5 cm de piedra más pequeña o gravilla volcánica, esta última tiene la capacidad de retener mucha agua y otros factores interesantes. Ya tenemos el suelo del fondo con dos capas de minerales.

Ahora vamos a hacer la mezcla de tierra, la podemos comprar hecha, pero si queremos buscar la máxima calidad, la elaboraremos nosotros. La comprada se vende como compuesto light-mix, a base de fibra de coco o turba, humus y perlita normalmente.
Haremos la mezcla fuera del contenedor. Nosotros utilizaremos  un 30% de turba o fibra de coco, 30% de humus de lombriz, 30 % de gravilla volcánica y el ingrediente secreto será un 10% de cuarzo, cuarzo natural sin tratar. La turba es la base, el humus es la vida, la gravilla es el espacio y el cuarzo la conductividad de la información sutil.


La grava volcánica además de airear el suelo, retener agua y nutrientes, es una interesantísima fuente de futuros minerales de liberación lenta. El cuarzo es la sorpresa en este caso, si nos fijamos bien, la mayor parte de la superficie terrestre lo contiene, la capacidad eléctrica que tiene lo hace extraordinario para transmitir cualquier tipo de información, en agricultura biodinámica es imprescindible la conexión con este elemento en el suelo. Es recomendable limpiar y cargar los cuarzos, los pondremos en agua salada, a ser posible de mar, durante 24 horas a sol y sombra y otras 24 esta vez con agua sin sal. Luego ya estarán listas para mezclar. Si los cuarzos los habéis recogido del campo y no los habéis machacado no hará falta limpiarlos energéticamente ni cargarlos.

Una vez tenemos esto, vamos a inocular un buen cultivo de bacterias, hongos y otros microorganismos potenciadores de la vida del suelo y aumentar la capacidad metabólica de este conjunto ahora ya organismo viviente. Estos cultivos se pueden encontrar en internet, puedes pedir consejo al fabricante, para el sistema que vamos a usar, la mejor opción en el mercado es BIOTABS.EU

Una vez todo bien mezclado y homogéneo, vamos a rellenar el contenedor hasta 10cm del borde, lo compactamos bien y luego colocaremos una cobertura vegetal para proteger la superficie de la tierra y las raíces capilares de la erosión y la radiación solar. Esta cobertura puede ser a base de corteza de pino, fibra de coco, serrín de madera sin tratar, hierba de restos de cortar el césped o cualquier otro residuo orgánico que no impida una correcta transpiración. El serrín y la hierba se descomponen rápidamente y suponen una buena fuente de materia orgánica para alimentar el suelo, esta es la clave, alimentar bien el suelo porque es allí donde nuestros cultivos obtendrán parte de los nutrientes que necesitan para su óptimo desarrollo.


Es importante tener en cuenta algo fundamental. Para la tierra, las plantas con sus raíces son como pulmones, fijaros en el parecido del sistema radicular con los alveolos pulmonares, si el suelo no tiene nada creciendo en
él, no podrá respirar se ahogará, necesita de las plantas para cumplir esta vital función, es muy importante mantener la cobertura vegetal de plantas vivas sobre todo durante la primavera, el verano y otoño que es cuando más lo necesita.

En la naturaleza durante el invierno, las plantas quedan a ras de suelo apenas sin crecer. Solo tenemos que observarla y aprender de ella.
Ya tenemos los contenedores, las bandejas y el organismo de cultivo preparado.


Riego. Aquí, los que nos adentramos en este sistema vamos a hacer un gran avance, pues la forma de riego elegida tiene grandes ventajas.

Dependiendo de la cantidad y capacidad de los contenedores, vamos a colocar un depósito en un lugar cercano a los cultivos, a ser posible sombreado. El depósito se puede comprar o podemos recurrir al típico bidón de 100l que nos pueden regalar en el centro de reciclaje de residuos de tu ciudad, si necesitamos mucha agua, podemos hacer un circuito con estos bidones. Deben disponer de una salida de agua con grifo o válvula de paso. Si almacenamos mucha cantidad, debemos tener cuidado cuando estén sobre una planta superior.

Un elemento recomendable, es el oxigenador de agua. Tenemos que disponer de una toma de corriente para hacerlo funcionar. Colocaremos un programador de corriente con intervalos horarios, podemos ponerlo 1 hora cada 6 horas, cuanto más se mueva el agua, más oxígeno y más activa se encontrará, Colocaremos una boquilla difusora como en los acuarios y la haremos bajar al fondo del depósito.

Una vez tenemos el depósito listo, veamos como lo conectamos a los contenedores.

 Utilizando secciones de 16 mm de diámetro creando un circuito hasta las bandejas e ir inundando y controlando a ojo no tendría mucho sentido. Vamos a utilizar unas auto-válvulas de riego que colocaremos justo al borde, sin sobre salir de la bandeja, de forma y manera que el agua llegue lo más alto posible para inundar por encima de la capa “freática” que creamos con las gravas. Estas auto-válvulas tienen un sencillo mecanismo que  reproduce perfectamente los ciclos de húmedo/seco que precisa el suelo para un buen funcionamiento. De esta manera, nuestro huerto tendrá
independencia hídrica durante largos periodos de tiempo sin correr riesgo de deshidratación del suelo que le supondría un shock.

La compañía que distribuye las auto-válvulas de riego, ofrece contenedores individuales equipados con este sistema, una posible alternativa.

Este sistema de auto-riego puede ser adaptado a contenedores normales usando bandejas y auto-válvulas, también a mesas de cultivo elevadas usando el spider que ofrece la empresa, y también jardineras elevadas conectadas al suelo con este último.
 






 
Ya tenemos el eco-sistema listo para recibir a las plantas, pero antes, debemos tener en cuenta varios factores más.

Rotación de cultivos. Para garantizar la fertilidad del substrato de cultivo en contenedores durante muchos años, tenemos que planificar un buen ciclo de rotaciones. Esto significa que dividiremos los contenedores en secciones (mínimo 4), es mejor así que disponer un contenedor por familia, así, aprovecharemos la simbiosis que crean las plantas sinérgicamente. En contenedores como los aquí descritos, podemos hacer algo así (ver fig) con una estructura de madera o de metal.



 
He elegido esta forma por su geometría y los espacios que nos delimita, tenemos un prisma de seis lados, igual que los que forman las abejas en sus paneles. Esta forma tiene una frecuencia vibratoria interesante para relacionarla con los cultivos. Igualmente, podemos hacerlo de otra forma siempre que nos marque al menos cuatro espacios diferenciados.

Una vez tenemos el espacio delimitado, utilizaremos el sistema bio-dinámico para planificar las rotaciones. Se basa en rotar cultivos teniendo en cuenta el órgano que vamos a cosechar o donde nos interesa que se concentre el mayor número de fuerzas vitales. De esta forma tendremos RAIZ-HOJA-FLOR-FRUTO, entonces donde empezaste con raíz, luego pondrás hojas, luego flores y luego frutos, cuanto más se respete mejor, pero si hay algún salto ocasional no será un inconveniente. Lo importante es evitar el monocultivo. Este planteamiento de rotaciones es para mí el más sencillo, en permacultura podemos encontrar otras combinaciones interesantes y hermosas.



Alimentación del suelo. Como comentamos, Biotabs cuenta con el sistema de nutrición del suelo más completo del mercado, utilizando las tabs, clavándolas a 5cm de la superficie, facilitamos al suelo grandes cantidades de materia orgánica (N-P-K) que se irán consumiendo lentamente en base a las necesidades del organismo. La cantidad de tabs por contenedor dependerá de los cultivos y de la época del año. Hay plantas muy productivas como los tomates, las berenjenas, calabacines, que pueden consumir grandes cantidades de nutrientes en sus ciclos productos. Igualmente, ya que esto no lo tengo claro aún, la propuesta, es colocar las tabs al inicio de la primavera, cada 30 x 30cm, a 10cm de profundidad bajo toda la superficie de cultivo. Este tipo de fertilizante, simula los residuos animales que se encuentran en la naturaleza y fertilizan el suelo, los animales defecan en el suelo, plumas y otros elementos continuamente caen, finalmente mueren en la naturaleza, animales, insectos otros seres fertilizan también el suelo. Mucha gente enterró animales y mascotas en su jardín plantando un árbol y viéndolo crecer con gran fuerza y salubridad.
 
En la fase productiva de las plantas más consumidoras, si queremos obtener los mejores resultados, aplicaremos una vez por semana  el fertilizante Orgatrex suministrado por Biotabs. De esta manera obtendremos una cosecha más abundante. Quienes decidimos por utilizar Orgatrex, vamos aplicar una pequeña dosis al inicio de los cultivos cuando las plantas han nacido o recién llegadas, a razón de un par de ml por litro será suficiente. Principalmente es por una cuestión epigenética, al hacerlo, la planta joven, recibe esta información y activa elementos necesarios para trabajar con ella en la fase productiva, cuando esta llegue y lo apliquemos, esta planta adulta estará perfectamente preparada y podrá aprovechar los nutrientes con gran eficiencia.

Hay que decir que Biotabs fue desarrollado para el cultivo de Cannabis, ahí, buscan la perfección y la máxima producción en tiempos record, es un producto genial para cultivar plantas sanas y fuertes en espacios reducidos de tierra.


Ahora ya sabemos cómo alimentar el suelo en primavera y verano, en otoño, aportaremos una buena capa de un par de cm o tres de humus de lombriz bajo el acolchado y sobre la superficie, después de haber rascado 1 cm aproximadamente de la capa superficial, cuidado con las raíces capilares que rodean al tallo de las plantas, se dañan con facilidad y son muy importantes.

En invierno, los procesos metabólicos en el suelo son muy activos, a diferencia que en el exterior, que va todo despacio y las plantas crecen lentamente. El humus de lombriz tiene grandes ventajas comparado con el estiércol que los campesinos esparcen por los campos antes de la llegada del invierno. El humus tiene todo lo necesario para facilitar la salud, bienestar del suelo y lo prepara para una nueva temporada productiva.

El humus de lombriz se puede compran en sacos de 50l y no costarán más de 10 euros si lo compráis al productor. Igualmente, mi recomendación es adquirir o construir un lombricompostador, hacernos con un pié de cría (1000 lombrices), alimentarlas con los restos vegetales de casa evitando grasas y productos animales, manteniendo bien la humedad y aprendiendo a cuidarlas, ya que al año, si lo alimentamos bien, pueden alcanzar producciones de hasta los 700grs diarios de humus.

Algo realmente interesante puede ser colocar algunas lombrices en los contenedores después de unos cuantos meses de cultivo que la micro-vida del suelo esté bien establecida, 5 o 10 lombrices, si tienen comida en el contenedor, como el serrín de la cobertura, o hierba, ellas se quedarán y realizarán túneles y procesos simbióticos en el suelo, aireándolo y fertilizando de manera natural. Las raíces muertas de los cultivos anteriores también les serán un buen alimento.

De esta manera ya tenemos el ecosistema apunto y sabemos cómo proceder. Ya podemos empezar a plantar.

Como veis, estamos ante un nuevo “concepot” de cultivo orgánico en contenedores, totalmente innovador, sostenible durante años y que producirá maravillosas cosechas que nada tendrán que envidiar a los alimentos producidos por el sector profesional.

Estas islas de vida pueden producir gran cantidad de los vegetales que precisa una familia.

Hay que decir, que en apariencia, el coste inicial para construir este sistema puede parecer elevado, pero para aquellas personas que vayan a cultivar durante muchos años les supondrá un gran ahorro en tiempo, trabajo y dinero.

Eligiendo apropiadamente las variedades a cultivar, las experiencias pueden superar con creces las expectativas de cualquier persona. 

Ahora cualquier familia puede disfrutar del placer de vivir con su comida, cuidarla y compartirla, experimentar el despertar de la vida.